Cómo curar los talones agrietados

Los talones secos y agrietados son una condición común que puede resultar dolorosa. Para curar las grietas que se forman en los talones debemos seguir unos pasos muy sencillos. En primer lugar utilizamos una piedra pómez para pulir toda la superficie que sea posible de los talones agrietados. Debemos seguir este procedimiento todas las noches durante al menos una semana, en lo posible antes de acostarnos a dormir.

Luego de usar la piedra pómez remojamos nuestros pies en agua tibia y jabón durante unos quince minutos. Luego pasamos nuevamente la piedra para quitar el resto de piel gruesa y las callosidades. Secamos completamente los pies y este paso es muy importante porque la humedad en las grietas podrían causar infección.

 

El siguiente paso será aplicar una crema hidratante. Dejamos que la piel absorba bien y luego nos colocamos unas medias de algodón antes de dormir. Por la mañana nos quitamos las medias y volvemos a aplicar la crema. Nos colocamos un par nuevo de calcetines limpios para proteger los talones.

Repitiendo estos procedimientos durante cinco días o una semana y veremos grandes resultados. Para pies que están demasiado agrietados se puede realizar este tratamiento dos veces al día. Una vez que los talones se han curado o han mostrado grandes mejorías, sería ideal aplicar una loción hidratante cada noche y evitar que vuelva a ocurrir lo mismo con nuestros talones en un futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *